domingo, 30 de noviembre de 2008

La cueva de Altamira. Por Victoria Sugac B 1º A



Cueva de Altamira

La cueva de Altamira está situada en una de las colinas que circundan el valle que cobija la villa de Santillana.(Cantabria) Fue descubierta por un cazador, pero el estudio de los dibujos lo llevo a cabo Marcelino Sanz de Sautuola en 1879; todo gracias a su hija María, que le hizo constar que en la cueva había dibujos y figuras. Al año siguiente Sautuola publicó los "Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander", donde exponía los argumentos para demostrar que se encontraba ante pinturas prehistóricas.


La entrada había permanecido clausurada hasta su descubrimiento por un derrumbe natural que se produjo hace aproximadamente 13.000 años a lo que se debe la buena conservación de los dibujos y grabados.


Estas pinturas son las más importantes de la Prehistoria que pertenecen a unos periodos del Paleolítico Superior, Los dibujos tienen unos 14.000 años de antigüedad. Se le puede considerar como una joya artística y una de las más importantes y famosas a nivel mundial. Dichas pinturas son como un primitivo manual de caza, para enseñar a otros miembros de las tribus como cazar.


A su estilo artístico se le denomina escuela franco-cántabra y se caracteriza por el realismo de los dibujos; es la máxima representación de la pintura rupestre en España.
Es el mayor conjunto de dibujos prehistóricos conocidos hasta el momento. Recogido en un conjunto de 70 grabados incisos sobre roca y casi 100 figuras pintadas. La investigación de los dibujos creo polémicas entre los arqueólogos que dudaban sobre la autenticidad de dichas pinturas debido a que sus trazos eran demasiado perfectos para haber sido pintados por hombres prehistóricos de aquella época.


Las dimensiones de la cueva son pequeñas con unos 270 metros de longitud y de trazado irregular.
Esta constituida por varias partes: un vestíbulo, una galería, corredores, la sala de policromos y otras.


La sala de policromos contigua al vestíbulo, es la principal se considera como “la Capilla Sextina” del arte cuaternario. En el techo de esta amplia sala es de piedra caliza desgastada por la acción del agua que formó la cueva, en el se ofrecen representaciones de animales como: bisontes, caballos, ciervos, toros y también diferentes signos ( de los cuales algunos aún están sin descifrar) y máscaras zoomorfas. Todas diferentes en cuanto a tamaño, planteamiento y factura. En ellas destacan los bisontes desarrollando diferentes actitudes y posturas: encogidos, saltando de pie…. Se percibe como la obra de un único y genial autor.
En el resto de las galerías restantes se pueden observar otros grabados y pinturas aunque en menor proporción.



Las pinturas están realizadas con pinturas ocres de origen natural, de color rojo sangre y contornos en negro. Y con técnicas diversas: grabado, silueteado, pintado, raspado y efectos de sombreado. El realismo que se transmite mediante estos grabados se consigue con el abultamiento natural de la roca, con el volumen. Y rellenando las superficies interiores con colores vivos.


Destacan estas representaciones:

- El bisonte encogido: denominado acéfalo, esta pintado en un abultamiento de la bóveda, en esta pintura el bisonte esta encogido, con sus patas dobladas y con la cabeza hacia abajo. Es una de las pinturas más representativas y admiradas.


- La gran cierva: esta es la mayor de las figuras de la cueva y de las más emblemáticas, tiene 2.25 m. de ancho, tiene las extremidades delgadas y debajo del cuello esta pintado un pequeño bisonte en un trazo negro. Posee una gran técnica de perfección. Situada al fondo de la sala, mira hacia la salida


- El caballo ocre: este dibujo es el más antiguo y está en uno de los extremos de la bóveda.

- El bisonte hembra parado: ocupa un lugar central en el techo.Mide 164 cm. de longitud. El dibujo está encajado sobre grietas y relieves rocosos, en los grabados se distinguen reservados de color, en los negros de carbón que dibujan el contorno, el vientre y en la aplicación de color rojo, que se extiende por el cuerpo y la cabeza, rellena la zona inguinal y se introduce como una línea
entre las negras de las patas. El artífice pintó el peso, la respiración y la mirada del animal.


Como para los arqueólogos la prioridad es conservar la cueva, hace poco hicieron construir una imitación de la cueva de Altamira. Dicha imitación se llamó Neocueva y fue inaugurada en julio de 2001. Esta idea surgió debido al desgaste que sufría por la cantidad de visitas que recibía, alrededor de 8.000 visitas al año.
En la actualidad se está realizando un nuevo estudio de las condiciones de conservación de la original cueva.



La exposición se divide en dos grandes áreas, la Neocueva y las salas dedicadas a "Los tiempos de Altamira". En la primera, se puede conocer cómo era Altamira hace 15.000 años a través de una reproducción muy exacta de la cueva y de sus pinturas, mientras en las salas del museo se presenta una exposición sobre la vida cotidiana y el arte durante el Paleolítico Superior.

3 comentarios:

ion dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ion dijo...

hola victoria
tu trabajo mepareze buenisimo y nuy interesante, ademas he aprandido un monton de cosas sobre las cuevas de altamira.
sigue asi, aprobaras fijo
SALUDOS.

Javier-CMC dijo...

Hola Victoria, has hecho un buen trabajo sobre Altamira.

La verdad es que es un conjunto de pinturas prehistóricas que impresiona cuando lo ves.

Un saludo