jueves, 22 de enero de 2009

ENFERMEDADES DE LA INFANCIA. Jaione Irurita. B 1ºB


Parotiditis:
Es una enfermedad conoc
ida vulgarmente por "paperas" y es transmitida por medio de un virus que aparece generalmente en la infancia, aunque tambien suele aparecer en adultos que no la padecieron anteriomente. El agente productor es un virus denominado "mixovirus". Suele presentarse en forma de pequeñas epidemias. La mayor frecuencia es entre los cinco y quince años. El contagio es en forma directa por medio de las gotas de Pflüge, siendo necesario para que se produzca un contacto bastante íntimo.
La forma más común de la parotiditis es la hinchazón de la glándula parótida. El periodo de incubación carece de síntomas, con una duración entre diez y veinte días. Otros síntomas son la fiebre, dolor de oidos... etc.
Otra complicación es la llamada "orquitis" que consiste en la inflamación de los testículos.
El pronóstico de la parotiditis es bueno, salvo en algunos casos de meningoencefalitis y en orquitis bilaterales, pudiendo llegar a producir esterilidades.

¿Prevención?

Se puede efectuar una prevención, mediante gammaglobulina o con una vacuna de virus vivos atenuados.

¿Qué tratamiento tiene?

Únicamente a base de reposo en cama y analgésicos.


Hepatitis: La hepatitis vírica es una enfermedad infecciosa cuyo agente tiene gran afinidad con el hígado.
Los síntomas que van a revelar la alteración de diversas funciones hepáticas, suelen presentarse con aparición, muchas veces de ictericia (color amarillento en la piel).
Los agentes que la producen son dos virus: el tipo A y el B. Ambos, de características semejantes, producen un cuadro clínico similar.
Hasta hace poco, se admitía que el virus A era el único causante de la hepatitis infecciosa, más frecuente en la edad infantil, y que el virtus B era el causante de la hepatitis sérica o transfusional, más frecuente en la edad adulta.
El periodo de incubación abarca de varias semanas a meses; los síntomas de comienzo son de astenia, anorexia y fiebre, para continuar con sintomatología digestiva, acompañada de vómitos, estreñimiento o diarrea.

¿Qué tratamiento tiene?

El tratamiento va encaminado únicamente a medidas sintomáticas: reposo en cama, al menos en la primera fase de la enfermedad; régimen dietético, prescindiendo de las grasas y de los complejos vitamínicos del tipo B.
Las formas muy graves precisarán tratamientos especiales.


Sarampión: Es una enfermedad infantil conocida desde el año 1759. Es transmitida y contagiosa y está producida por un virus que se lo conoce con el nombre de "virus sarampión".

¿En qué periodos se manifiesta?

1- Incubación.
2- Catarral.
3- Eruptivo o exantemático.
4- Descamativo o de convalecencia.

Estos periodos se acompañan de síntomas catarrales y aumento progresivo de la temperatura. La enfermedad podemos considerarla como "endeno epidémica" en las grandes ciudades, y de forma "epidemica" en los núcleos rurales. Su frecuencia máxima es entre los 3-5 años.

¿Presentación de la enfermedad?

La enfermedad puede aparecer a cualquier edad, pero especialmente se presenta entre los dos y siete años.

¿Cómo se puede sospechar la enfermedad?

Hay que tener en cuenta lo siguiente:
- Primer periodo: es el periodo de incubación. Tiene 9 días de duración.
- Segundo periodo: es el periodo catarral. Tiene una duración de 4 días, acompañado de tos seca, secreción lagrimal... etc.
- Tercer periodo: es el periodo eruptivo o exantemático. Tiene una duración de 5 días, con fiebre alta.
- Cuarto periodo: es el periodo descamativo o de convalencia. Tiene una duración de 3-8 días, donde va desapareciendo la fiebre y la tos.

¿Qué tratamiento tiene?

El tratamiento del sarampión esta dirigido a evitar las posibles complicaciones de la enfermedad, tales como: las encefalitis, bronconeumonias... aplicándose un tratamiento a base de antibióticos y sulfamidas.


Escarlatina: La escarlatina es una enfermedad exantemática propia de la infancia. Recibe el nombre por su color.
A diferencia de otras, la escarlatina no es una viriasis, sino que se debe a un estreptococo cuya toxina es la causante del exantema.

¿A qué edad es más frecuente?

La edad mas frecuente es a partir de los dos años, disminuyendo su frecuencia en edad escolar.
Se caracteriza por un periodo de incubación que dura de uno a seis días. Este periodo va acompañado de fiebre, cefaleas y dolores de garganta.
El periodo eruptivo tiene una duración de dos a seis días y se caracteriza por exantemas en la ingle, muslos y en la espalda.


Varicela: Es una enfermedad producida por un virus específico que aparece fundamentalmente en las grandes ciudades.
Su contagio es a traves de las microgotas infectadas provenientes de la faringe del enfermo.

¿Periodo de incubación?

Su periodo es de de 3-15 días, en el que aparece anorexia, fiebre moderada, tos y malestar general.

El exantema se caracteriza por unas manchas de color rosado, que tienen un tamaño similar a la cabeza de un alfiler y que se encuentran diseminadas por todo el cuerpo de una forma irregular.


Rubeola: Esta enfermedad exantemática es conocida con el nombre de "alfombrilla". Fue considerada como una enfermedad propia de la infancia, pero las complicaciones surgidas durante el embarazo hicieron que ocupara un primer plano, ya que sus causas originaban malformaciones congénitas.

¿Periodo de incubación?

El periodo de incubación es de unos doce a veinte días. Esta acompañado de cefaleas, catarro y de dolor de extremidades.

¿Periodo eruptivo?

Tiene una duración de tres a cuatro días y se caracteriza por unas manchas rojas.

¿Periodo de convalencia?

Se determina por una descamación furfurácea y por las típicas inflamaciones ganglionasales.

Esta enfermedad que por un lado es leve y sin complicaciones, puede tener graves repercusiones en el feto, fundamentalmente en los tres primeros meses, cuando es adquirida por la madre durante el periodo gestante.
Los defectos congénitos que presentan los recién nacidos que han adquirido la enfermedad a través de la madre son principalmente: cataratas, glaucoma, malformaciones de corazón... etc.


Meningitis: La meningitis es la inflamación de las meninges, la membrana que envuelve el tejido nervioso. Cuando un niño presenta ciertos síntomas, como dolor de cabeza, vomitos abundantes, fiebre alta, etc... y el médico, al examinarlo, encuentra signos particulares de enfermedad de las meninges: rigidez de nuca, y de las piernas en flexión... necesáriamente se planteará el diagnóstico de meningitis.

¿Cómo detectarla?

El médico tendrá que realizar, con una aguja especial, una punción en el espacio medular, a nivel de las vértebras lumbares, para extraer líquido cefalorraquídeo y hacer practicar análisis de dicho líquido para confirmar el diagnóstico y averiguar que clase de meningitis padece el niño.

Puede ser una meningitis con líquido cefalorraquídeo purulento, causada por microbios piógenos, o bien una meningitis con líquido claro, producida por la tuberculosis o virus diversos. Con este análisis y otros exámenes complementarios el médico podrá instituir el tratamiento más adecuado para cada caso.

En todos los casos de meningitis el niño debe ser ingresado en una clínica u hospital, donde el tratamiento será más correcto y podrá ser vigilado contínuamente por el médico. Aunque la meningitis es una enfermedad muy grave, hoy en día, existen grandes posibilidades de curación e incluso de evitar secuelas.


1 comentario:

Javier-CMC dijo...

Hola Jaione, una buena colección de enfermedades infantiles...
Hay que ver la cantidad de cosas que nos podemos pillar cuando gateamos por el suelo.

Un saludo