sábado, 24 de enero de 2009

El Cáncer por Germán Vicondo 1ºB




El cáncer es un conjunto de enfermedades que se engendra cuando el organismo produce un exceso de células malignas (también llamadas cancerígenas o cancerosas), con rasgos característicos de comportamiento y crecimiento descontrolado (desarrollo y división más allá de los límites normales, invasión del tejido circundante y, a veces, metástasis).

Esta última, característica de muchos tipos de cáncer, es la propagación a distancia, por vía fundamentalmente linfática o sanguínea, de las células que originan el cáncer, y el crecimiento de nuevos tumores en los lugares de destino de la metástasis.

Estas tres propiedades (división celular incontrolada, comportamiento aberrante y metástasis) son diferentes de los tumores malignos (o cancerosos) de los benignos, son limitados y no invaden o producen propagación a distancia. La mayoría de los cánceres forman tumores, pero algunos como la leucemia no lo hacen.

Puede afectar a todas las personas, incluso a los fetos. El riesgo de sufrir esta grave enfermedad se aumenta con la edad. En 2007 7,6 millones de personas en el mundo murieron por este virus.

Todos los tipos de cáncer son causados por anormalidades en el material genético de las células que de esta manera son transformadas. Estas irregularidades pueden ser resultado de carcinógenos, como la radiación, de productos químicos (procedentes de la industria, del humo del tabaco y de la contaminación) o de agentes infecciosos.

Otras anormalidades genéticas que pueden producir cáncer son las obtenidas durante la replicación normal del ADN al no corregirse los errores que se producen durante su proceso, o porque son heredadas y se muestran en todas las células desde el nacimiento (causando una mayor probabilidad de que la enfermedad se libere).

Existen complejas interacciones entre el material genético y los carcinógenos. Esto es un motivo por el que algunos individuos desarrollan cáncer después de la exposición a carcinógenos mientras que otros no lo hacen.

Nuevos aspectos de la genética del cáncer, como la metilación del ADN y los microARNs, están siendo reconocidos y estudiados como importantes agentes a tener en cuenta.

Las anormalidades genéticas encontradas en las células cancerosas pueden ser de tipo mutación puntual, translocación, amplificación, deleción, y ganancia o pérdida de un cromosoma completo.

Existen genes que son más susceptibles a sufrir mutaciones que desencadenen el cáncer. Éstos, cuando están en su estado normal, se llaman protooncogenes, y cuando están mutados se denominan oncogenes. Lo que esos genes recopilan suelen ser receptores de factores de crecimiento, de manera que la mutación genética hace que los recibidores producidos estén siempre activados, o bien codifican los factores de crecimiento en sí, y la mutación puede hacer que se produzcan factores de crecimiento en exceso y sin control.

El cáncer es normalmente clasificado según su tejido. A partir de éste las células cancerosas se originan con el tumor primario y con el tipo normal de células que más se asemejan. Un diagnóstico definitivo generalmente requiere un examen histológico, aunque las primeras indicaciones de esta enfermedad pueden ser dadas a partir de síntomas o radiografías.

Muchos cánceres pueden ser tratados y algunos curados, dependiendo del tipo, la localización y la etapa o estadio en el que se encuentre. Una vez detectado, se trata con la combinación apropiada de cirugía, quimioterapia y radioterapia. Según algunas investigaciones, los tratamientos se especifican según el tipo de cáncer y también del propio paciente.

Ha habido además un gran progreso en el desarrollo de medicamentos que actúan específicamente en anormalidades moleculares de ciertos tumores y minimizan el daño a las células normales.

El diagnóstico de cáncer en pacientes está sobre todo influenciado por el tipo de cáncer. También por la etapa o la extensión de la enfermedad. La clasificación histológica y la presencia de marcadores moleculares específicos pueden ser también útiles en el diagnóstico, además sirven para determinar tratamientos individuales.

El cáncer es la segunda causa principal de muerte, detrás de las enfermedades cardíacas. Las muertes por enfermedades cardiovasculares están disminuyendo, mientras que las muertes por cáncer están aumentando.

Se piensa que a lo largo del siglo XXI, el cáncer será la principal causa de muerte en los países desarrollados. A pesar de esto, se ha producido un aumento en la supervivencia de los pacientes con cáncer.

La causa por la que existe esta enfermedad es desconocida, pero se conocen la mayoría de los agentes de riesgo que lo provocan.

El principal factor de riesgo es la edad o el envejecimiento puesto que dos terceras partes de todos los cánceres ocurren a cualquier edad. El segundo agente de riesgo es el tabaquismo, y, después, la dieta, el sedentarismo, la exposición solar y otros estilos de vida.

No podemos pensar en el cáncer como una enfermedad que tiene sólo una causa, sino más bien como el resultado final de una interacción de múltiples factores, entre los que destacan el ambiente, los hábitos dietéticos, la herencia genética, etc.

En la actualidad se realizan infinidad de estudios epidemiológicos que tratan de buscar asociaciones de toda índole con el cáncer. Por ejemplo, para distinguir entre genética y ambiente, existen estudios que comparan el suceso de distintos cánceres en una población de origen con la emergencia de los mismos cánceres en una ciudad emigrante en otro ambiente (cáncer de estómago en Japón con cáncer de lo mismo en poblaciones de emigrantes japoneses en Estados Unidos).

Los cánceres se originan a partir de una célula única, tras la suma de muchas mutaciones (de cinco a diez) en el genotipo para que se transforme en un fenotipo maligno en el transcurso de varios años, dando lugar a un clon de células, que es el tumor.

El diagnóstico del cáncer se basa indispensablemente en la toma de biopsia del tumor para un estudio histológico, con su grado de diferenciación y de invasión, y para un estudio molecular para determinar sus marcadores biológicos y genéticos. Ninguna evaluación de esta enfermedad es válido si no está basado en el estudio de una biopsia.

El tratamiento del cáncer es en algunas ocasiones una cuestión problemática. A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados de evolución, es preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un procedimiento calmante que proporcione el menor grado posible de malestar y conduzca a una muerte digna.

Se puede tratar con cuatro pilares: cirugía, quimioterapia, radioterapia y la terapia biológica. Esta última incluiría la hormonoterapia, inmunoterapia y las dianas terapéuticas.

El tratamiento del cáncer también es multidisciplinar donde la cooperación entre los distintos profesionales que intervienen es de máxima importancia para la planificación del mismo; sin olvidar el consentimiento informado del paciente. En todo momento, el apoyo emocional es fundamental. La respuesta al tratamiento puede ser completa, parcial, objetiva, progresión y estable.

Ningún medico puede estar completamente seguro de que el paciente que atiende se vaya a curar. Las posibilidades de una persona dependen sobre todo de lo temprano que se haya descubierto la enfermedad, puesto que cuanto más tiempo pase, más se pesparraman las células cancerosas por el cuerpo o más evoluciona el estadio inicial del cáncer y es más difícil eliminarlo.

También depende del tipo de cáncer de que se trate, pues algunos son más agresivos que otros. Otro factor que interviene es la condición física del paciente; es muy importante que su forma física sea buena, y su disposición hacia esa enfermedad, ya que debe afrontarla y ayudar con su estado de ánimo a curarla.

Aunque la causa del cáncer es desconocida en muchos casos y multifactorial en otros, se conoce unos factores de riesgo, que aumentan la probabilidad de padecer cáncer y que deberían evitarse. Se estima que hasta un 50% de los cánceres podrían ser evitables.

Ya hay una vacuna contra el cancer de cuello de útero, que afecta y causa la muerte de cientos de mujeres en todo el mundo.

Existe la prevención primaria. Se trata de la detección del cáncer en individuos asintomáticos, con el objetivo de disminuir la morbilidad y la mortalidad.

Hay muchos tipos de cáncer. Para mí los más importantes son el cáncer de mama, el del colon, la leucemia, el tumor cerebral y el cáncer de corazón.



1 comentario:

Javier-CMC dijo...

Trabajo copiado de: http://es.wikipedia.org/wiki/Cáncer