lunes, 2 de marzo de 2009

Hidrógeno, el combustible del futuro. Saioa Bariain Bach 1º A

Introducción

Desde hace más de doscientos años, el hombre ha utilizado formas de energía como el carbón, el petróleo, el gas natural… que forman parte de tecnologías que facilitan y permiten acceder a mejores servicios de transporte, comunicaciones, economía…

Actualmente nos vemos impulsados por la necesidad de encontrar alternativas como la energía solar, la eólica, la hidráulica, la geotermia y la biomasa.

Esto permitiría que el hombre no sea solo dependiente del petróleo o el gas natural.

El conjunto de tecnologías especialmente desarrolladas en el siglo XX, ha elevado el nivel de consumo de energía en la mayoría de los países, sobre todo del petróleo.

Su escasez, es un problema que afectará irremediablemente al mundo y sobre todo a la industria automovilística mundial.

Así, aparece el hidrógeno, elemento en estado gaseoso en condiciones ambientales normales, que es factible de almacenamiento, transporte y distribución, lo que permite su aplicación a cualquier demanda.




¿Cómo fue descubierto?

El científico británico Henry Cavendish, fue quien lo descubrió en 1776, gracias a un experimento en el que había obtenido agua a partir de la combinación de oxígeno e hidrógeno, con la ayuda de una chispa eléctrica. Como esto elementos, no eran conocidos los denomino "aire sustentador de la vida" y "aire inflamable".

El químico francés Antoine Lauren Lavoisier consiguió repetir con éxito el experimento en 1785 y dio el nombre de oxígeno al "aire sustentador de la vida" e hidrógeno al "aire inflamable".


Características del hidrogeno

Es una fuente de energía renovable con muchísimo futuro ya que es inagotable y no contamina. El hidrógeno obtenido puede ser comprimido y almacenado en celdas por varios meses hasta que se le necesite.

Es el elemento más ligero, más básico y más ubicuo del universo. Cuando se utiliza como fuente de energía, se convierte en el combustible eterno. Nunca se termina y, no emite dióxido de carbono.

También, se encuentra repartido por todo el planeta: en el agua, en los combustibles fósiles y en los seres vivos.
Se obtiene por la descomposición química del agua en oxígeno e hidrógeno a partir de la electrólisis generada por fuentes de energía renovable (solar fotovoltaica, eólica, etc.).
No es un combustible que podamos extraer directamente de la tierra como el gas natural.

Representa energía almacenada, se puede quemar como cualquier combustible para producir calor, impulsar un motor, o producir electricidad en una turbina.









Combustible basado en el hidrógeno

¿Qué pasaría si todos los vehículos obtuvieran su energía a partir de células basadas en el hidrógeno?

Tal conversión mejoraría la calidad del aire, la salud humana y el clima, sobre todo si se utilizara el viento en la generación de la electricidad necesaria para extraer el hidrógeno del agua.

El hidrógeno se bombearía en células de combustible que se basan en procesos químicos y no en la combustión, para impulsar los vehículos. Cuando el hidrógeno fluye a través de los compartimientos de la célula de combustible, reacciona con el oxígeno para producir agua y energía.
También podría evitar anualmente millones de casos de enfermedades respiratorias y decenas de miles de casos de hospitalización.
La conversión de todos los vehículos actuales en vehículos alimentados por células de combustible recargadas por el viento, podría hacerse a un costo de combustible comparable con el de la gasolina, e incluso menor si se consideran los efectos de la gasolina sobre la salud.


Ventajas de utilizar el hidrógeno como energía

- No produce contaminación ni consume recursos naturales.

- Los sistemas de hidrógeno tienen una historia de seguridad muy impresionante.
- Alta eficiencia: las celdas de combustible convierten la energía química directamente electricidad.
- Funcionamiento silencioso: en funcionamiento normal, la celda de combustible es casi absolutamente silenciosa.
- Larga vida y poco mantenimiento
- Modularidad: se puede elaborar las celdas de combustible en cualquier tamaño, lo que permite aumentar la energía de los sistemas según los crecimientos de la demanda energética, reduciendo drásticamente los costos iniciales.


Importancia de las Tecnologías basadas en Hidrógeno

Esto permitirá que los recursos renovables y los tradicionales se utilicen para lograr una mayor reducción de las emisiones totales a la atmósfera.
En Dinamarca y en Suecia ya se está aplicando esto.
Nos queda poco tiempo para controlar el CO2. El clima mundial está en peligro y debemos tratar de hacer todo lo posible para disminuir las emisiones de CO2 antes de llegar al medio siglo.
Nos encontramos ya atascados con un calentamiento global que solo puede empeorar en el futuro a menos que actuemos rápidamente y a una escala más ambiciosa. Al presente estamos haciendo muy poco, no hagamos que muy poco, se convierta en muy tarde. Los gobiernos mundiales no se están movilizando con la suficiente rapidez en la reducción de las emisiones de CO2. Ellos piensan que ya habrá tiempo, pero puede que esto no salga así.
EL PROBLEMA ES MÁS GRAVE DE LO QUE PENSAMOS Y NOSOTROS SOMOS LOS QUE TENEMOS QUE PONER EL REMEDIO.

2 comentarios:

Javier-CMC dijo...

Hola Saioa, un buen preludio tu trabajo de la conferencia que tenemos programada para el miércoles. Ahí veremos qué más nos cuentan y en qué punto están las investigaciones en Navarra.

Un saludo

karlos dijo...

hola. compañera de clase, tu trabajo es una gran aportación a este block, el tema del hidrógeno es muy impórtante pues será el combusible que remplase a los actuales.

jeje cuidate