lunes, 12 de octubre de 2009

Reparando corazones

Imagen del molde utilizado para crear el parche cardiaco (Foto: Brian Liau)
En la Universidad de Duke, en Estados Unidos, un grupo de investigadores ha desarrollado un nuevo parche biológico para reparar tejidos cardiacos lesionados en roedores.

Tras un infarto agudo de miocardio, los daños en el corazón son demasiado grandes como para que el propio corazón se reponga, por eso es necesaria la ayuda externa.
Hasta ahora, esa ayuda consistía en la administración de células madre capaces de reconstruir el tejido deteriorado, que generalmente se inyectan o se introducen mediante cirugía en la zona afectada.
Pero ahora se está investigando otra posibilidad: 'tejer' con esas células una malla que se comporte como el tejido cardiaco e implantarla en el corazón enfermo.
El parche que acaban de presentar los científicos de la Universidad de Duke en la reunión anual de la Sociedad de Ingeniería Biomédica, celebrada en Pittsburgh (Estados Unidos), representa una nueva promesa en este campo.
Mediante células del músculo cardíaco, encapsuladas en un gel de fibrina formando un entramado tridimensional y fibroplastos, el nuevo tejido cumplía la misión adecuada: era capaz de contraerse y de conducir impulsos eléctricos, dos cualidades esenciales para que el corazón pueda latir y bombear sangre.
Los investigadores advierten de que todavía queda mucho por comprobar y muchos cabos por atar antes de que este parche pueda llegar a introducirse en personas, pues ni siquiera ha sido posible introducirlo en roedores hasta el momento.

2 comentarios:

Javier dijo...

Los avances en todos los campos de la ciencia son constantes y sorprendentes, y los que tienen que ver con la salud nos hacen soñar con poder combatir en un futuro próximo, y de forma más eficiente, todos los males que nos aquejan.

Gracias por tu noticia, un saludo.

lorena dijo...

Gracias por el comentario, he estado una página web de noticias científicas y me ha llamado muchísimo la atención ;)