miércoles, 28 de octubre de 2009

Pruebas con cobayas

El proceso es el siguiente: se las mete en una jaula, su piel y ojos son rociados con productos abrasivos -detergentes, cosméticos- para probar su validez sobre los humanos. Les abren el cráneo e insertan electrodos para estudiar sus respuestas. Provocan tumores en sus cuerpos para comprobar si después son capaces de controlarlos y hacerlos desaparecer. Les manipulan genéticamente para que sus crías nazcan con las deformaciones que a nosotros nos convengan sanar. ¿La evolución de la ciencia tiene un precio tan alto? ¿Puede el fin justificar los medios?

5 comentarios:

Javier dijo...

Pues sí, a veces las cosas son así de demoledoras.

Laura, el fin nunca justifica los medios, pero quizás los explica.

Un saludo y gracias por tu primer artículo en este blog.

Laura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura dijo...

Lo que no entiendo es por qué se usan cobayas,¿qué relación guardamos con unos roedores?

Javier dijo...

Pues parece que bastante, y esa es su perdición. Además, todo tiene mucha relación con la vida media entre generaciones, y en ella, al ser mucho más corta, parece que se estudian mejor las influencias hereditarias.

Mala suerte para esos animalillos....

En fin...

Un saludo

flavia dijo...

Un estudio del Centro de Regulación Genómica (CRG) ha demostrado que las simulaciones por ordenador pueden servir para predecir la mejor diana para fármacos y tratamientos, lo que podría suponer un método sustitutivo de los experimentos con cobayas.espero que esta noticia te resulte placentera.y a tu pregunta si experimentan un ruedores es porque son animales al igual que nosotros.