miércoles, 2 de diciembre de 2009

Más estupidez humana



Mientras que el mundo “desarrollado” se pelea por tierras y por bienes materiales, estas mismas batallas provocan muertes, que cada diez segundos se extinga una especie, que en esos mismos diez segundos desaparezcas mas de cuatro hectáreas de bosque en todo el mundo, que en esos mismos diez segundos se arruinen diez familias solo para que una siga con su vida normal.

Esa misma población “desarrollada” hace que, cuanto más ricos sean ellos, más infelicidad hay en el mundo, ya que el egoísmo, propio de esta gente, produce que cada vez quieran más, y más, y más. Y les parece que tienen derecho a quitárselo a los que de verdad les pertenece, a veces dejando a la población “no desarrollada” sin nada de lo que subsistir. Esto es producido por el sistema actual: el capitalismo del consumismo-materialismo. Hace que la gente de a pie crea que su vida puede ser perfecta, comprando de todo y creyendo que eso les va a hacer felices, cosa que por supuesto no hace, pues después debe comprar otra cosa, y después otra, y otra… Cosa que sí que hace infelices a familias del tercer mundo o deja sin vida a miles de animales.

Ese mismo grupo “desarrollado” cree que su vida es difícil, trabajando ocho horas al día, cinco días a la semana, con sus grandes atascos en la ciudad, sus discusiones diarias con el jefe/marido/mujer/novio/a... por lo menos tiene una cama en la que dormir y algo diferente que llevarse a la boca cada día. Hay otro grupo, mucho más mayoritario, que cada día tiene que hacer autenticas locuras para poder comer un trozo de pan, que trabajar veinte horas al día y todos los días del año para poder tener ese trozo de pan diario y un suelo bajo techo en el que dormir, sin colchón.


Esta generación “desarrollada”, sí, la nuestra, parece que se identifica un montón con el problema del efecto invernadero y el calentamiento global, ¿pero quién de verdad ha cambiado su vida para hacer de este planeta uno más limpio? Ni tu ni yo. Ya decía Newton en sus tiempos “Locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”. No puedo negar que todos queremos que la gente se conciencie más con el medio-ambiente pero mientras nosotros sigamos comprando y utilizando en el colegio papel virgen, recién sacado de la corteza de un árbol, o comprando cosas hechas de plástico, u otros derivados del petróleo, o pieles... no podemos esperar que cambie todo de un día para otro. Sé que es muy difícil que nosotros dejemos de hacer eso, pues no nos dejan otra opción: las fichas, exámenes o apuntes que nos dan en el colegio son de papel virgen, y hasta los cepillos de de dientes don de plástico, parece que nosotros no podemos hacer nada por cambiar nada de éste sistema, pero deberíamos intentarlo, por lo menos concienciando a la gente. Para que la gente que nos represente refleje estas ideas, si es que esas gentes que nos "representan" sirven para algo. La cosa es que hay que luchar y sufrir para poder salir de esta.

P.D.: En este artículo he generalizado demasiado, habrá personas que disfruten y sean muy felices en una vida austera, sin ser llevados por el ansia de comprar y consumir.

P.P.D.: Espero que haya quedado claro de por qué he puesto a principio de cada párrafo “desarrollados” entre comillas.

4 comentarios:

Javier dijo...

Claro que ha quedado claro el por qué pones entre comillas "desarrollados". Y también que es muy difícil cambiar el estado de las cosas. Pero gracias a TI (con mauúsculas) y a ti, y a ti... podemos intentar que el final de esta película, que comenzó siendo una comedia, no termine en una tragedia.

El próximo tema de nuestra asignatura se titula "Vivir más, vivir mejor" y ahí veremos, que eso de vivir más y, además, vivir mejor, es un deseo universal pero que solo se da en una parte muy pequeña de la población humana.

Gracias por tu artículo y por poner el dedo en una llaga que nos duele mucho.

Alai dijo...

Que bien Javier, me alegro de que haya temas como este en la escuela, que se intente concienciar a la gente de que no lo estamos haciendo bien.

Por lo menos espero que vaya de eso y sobe todo, espero que no sea un simple tema de teoría, sino que cada uno podamos llegar a nuestras propias conclusiones. Porque sino no creo que sirva de nada. Es decir, si no se le convence a la gente no suele tener un peso en ella.

Javier dijo...

Pues no sé qué decirte, ni la asignatura, ni mi misión como profesor de ella es convencer a nadie de nada. Yo voy a aportar datos, vamos a ver situaciones, evolución social, cambios en la forma de concebir la vida, distribución de la sanidad y de los medios sanitarios en el mundo... y luego, cada cual, se tiene que forjar su propia opinión.

Después viene lo más difícil, que es el vivir conforme a las creencias propias.

Pero bueno, no adelantemos acontecimientos.

Buenas noches.

Jazmina dijo...

Me gusta lo que aportas Alai. Buen trabajo.